lunes, 30 de octubre de 2017

Confesión de una asesina al alba

 Nunca he escrito un diario, mucho menos una confesión... pero aquí estoy, encerrada "de manera cautelar" en esta habitación. Los pensamientos me asaltan sin tregua y las imágenes que se suceden en mi cabeza me laceran el estómago, ¿de verdad hice todo eso? Estoy confundida, no se si todo esto es real o una mala pasada de mi mente (claramente) perturbada, una de esas pesadillas que me asaltaban todas las noches... pero si, la sangre en mis manos y el olor a muerte en mi ropa cada mañana era real... ahora creo que lo sé... lo siento muy dentro de mi.


Todo empezó con una idea para mi primera novela, debía sentir lo que sentía un asesino `para ser veraz en la trama, es un tema muy trillado, lo sé, por eso tenía que trabajar a fondo en el personaje, como si me preparara para darle vida para la gran pantalla. Me inicié estudiando a los asesinos mas famosos de la historia, pero pronto me cansé de ello, tenía que ser algo más real... así que comenzé a visitar a asesinos confesos en la carcel, ellos me contaron sus sensaciones, sus porqués, aunque a veces no había una razón clara... y eso me desconcertaba, no lograba entender... y fue entonces cuando decidí pasar a la acción.
Paseaba durante la noche decidiendo quién podría ser una presa fácil para un asesino, estudiaba los movimientos de la gente que me cruzaba, sus cualidades, su manera de mirarme... y una noche encontre a la persona y mi porqué, alguien grosero que me abordó, alguien que me quería utilizar esa noche... pero yo lo utilicé a él; desperté con una sensación extraña que no supe a ciencia cierta de donde provenia, y seguí con mi vida.
Los paseos nocturnos se iban sucediendo día tras día con la misma frecuencia que los despertares desasosegados y bañados de sudor... y con la misma cadencia de las páginas de mi libro. En mis particulares ensoñaciones elegía una víctima cada noche, al principio eran personas que me trataban mal a mi y en ocasiones que trataban mal a otras personas, escoria de la peor calaña, pero después escogería a personas que únicamente me habían mirado mal al pasar... o que simplemente no me habían mirado (el factor sorpresa siempre me ha gustado), no se porque tuve esa evolución, quizás los gritos de auxilio y de perdón que resonaban en las paredes de mi sótano me hacian sentir poderosa, ¡que coño! quizás no ¡me hacian sentir muy poderosa! en mis manos tenía la capacidad de terminar con la vida así, en un segundo, ahora color... un segundo después negro.


Por las mañanas me despertaba en mi cama y nunca recordaba como había llegado allí, aunque restaba importancia al hecho, lo achaqué al cansancio diario... y cansada estaba porque nunca tenía suficiente; llegó un momento que el exceso de actividad me hizo volverme descuidada, a dejar demasiados cabos sueltos; durante el almuerzo veía las noticias en las que últimamente solo se hablaba de el asesino en serie que tenía en jaque a la policía, pero que al parecer ya lo tenían acorralado, yo deseaba que lo cogieran pronto, pediría una cita en la carcel para poder entrevistarme con él en la carcel.
Y hasta hoy... en que me encuentro en esta habitación encerrada "de manera cautelar" hasta que la policía encuentre lo que quiera que estén buscando en mi sótano.
Pero nunca he escrito un diario, mucho menos una confesión
.... y hoy os aseguro que no lo voy ha hacer.



No hay comentarios:

Publicar un comentario